Buscar este blog

Cargando...

12 de mayo de 2013

Relato soñado, de Arthur Schnitzler





La novela Relato soñado de Arthur Schnitzler no es ni mucho menos tan conocida como su adaptación cinematográfica, la película Eyes wide shut, último film que dirigió Stanley Kubrick.

La película la he visto un par de veces y las dos veces he tenido la sensación de que algo más de información me faltaba. Así que en cuanto me enteré que la película estaba basada en una novela de un autor austriaco decidí que tarde o temprano la leería. Me sorprendió saber qué la novela no era actual, fue escrita en el 1925 por Arthur Schnitzler, médico como el protagonista y con gran interés por el erotismo, la muerte y la psicología. Sigmund Freud lo conoció personalmente



La novela se lee en un plis, es muy cortita pero muy intensa. Los protagonistas son un matrimonio burgués, joven bien posicionado(Fridoline es médico) y aparentemente estable y enamorado. Pero algo se destapa cuando a través de una conversación aparentemente intrascendente comentando una fiesta de carnaval a la que han asistido , cada uno le hace saber al otro, exagerando más o menos, las atenciones que otros les han dedicado, los flirteos que han generado pero que por supuesto no han acabado en nada.
A partir de aquí la conversación se sincera hacia caminos en el pasado, más concretamente se remonta a un viaje que ambos hicieron a Dinamarca, en el que Albertine se quedó prendada de un militar danés y Fridoline de una adolescente a la que vio mientras corría por la playa. Después de todas estas confesiones de deseos reprimidos, Fridoline se siente dolido y engañado, despertándose en él una necesidad imperiosa de engañar a su mujer.

Y así es como empiezan las aventuras de Fridoline, buscando la oportunidad de dar rienda suelta a sus deseos hasta llevarle a vivir sensaciones que no sabe si será capaz de confesar algún día a Albertine.  Fridoline busca su particular venganza por esas infidelidades que nunca se realizaron, que sólo se han confesado como antiguos deseos nunca satisfechos.

Si la película no os gustó el libro tampoco os gustará puesto que la película es bastante fiel, la diferencia es que está adaptada a nuestros días (hay coches en vez de carruajes). Si por el contrario os quedasteis con ganas de saber más, el libro os gustará ya que incorpora las reflexiones y pensamientos del protagonista, que, evidentemente, en la película tenemos que suponer.

¿Qué opináis vosotros?¿Habéis leído el libro? ¿Os gustó la película?

28 de abril de 2013

Cuatro por cuatro, de Sara Mesa



Hace unos días (bastantes días) en leí la reseña de este libro en el blog Con L mayúscula. Me picó la curiosidad, tenía buena pinta y decidí bajarme un fragmento del libro en Amazon. Me enganché completamente y acabé comprándomelo. Y es que soy débil, la lectura y el pádel son mis vicios y yo a mis vicios me entrego plenamente!

Y a lo que vamos. Cuatro por cuatro se desarrolla en el Wybrany College, un internado de alto standing, aislado del resto del mundo en el que existe un clima opresivo y de total manipulación. Los primeros capítulos sirven para situarnos, para describirnos a los personajes principales y su interacción entre ellos. Personajes como Ignacio, Celia, El Guía, la culo, … algunos volubles, inmaduros, marginados, otros manipulados en según que situaciones convirtiéndose en manipuladores en otras. Todos te hacen sentir algo, aunque sea asco. Ninguno deja indiferente, tampoco la autora lo cuenta todo de ninguno de ellos, así que hay que imaginar y suponer.

La segunda parte del libro es el diario de un profesor recién llegado al College. Día a día irá notando que algo extraño ocurre e intentará saber qué pasa. En esta segunda parte la autora se centra más en las relaciones adultas, dejando en un segundo plano (que no olvidado) a los alumnos. Y en este segunda parte es donde vemos si nuestras suposiciones eran lógicas, los huecos se llenan y la historia toma forma. 

La verdad es que me ha encantado la manera de radiografiar a los personajes. La autora tiene un especial talento para dotar de peso y personalidad propia a cada uno de ellos. Los crees. Y eso hace que te metas en la historia sin querer salir. Vamos, que se me hizo corta.

Así que estoy contenta por partida doble, he descubierto una nueva autora y he disfrutado muchísimo con Cuatro por cuatro. Si podéis, bajaros el fragmento y decidid vosotros mismos si vale o no la pena.  

18 de marzo de 2013

Stoner, de John Williams





Ha pasado mucho tiempo desde mi última entrada en el blog, ante todo por falta de tiempo y poca lectura. Ahora que empiezo a retomar mi ritmo habitual en todas las facetas de mi vida (por fin!) voy a escribir sobre uno de los libros que leí durante este período de tiempo  de sequía literaria y que merece sin duda alguna una entrada: Stoner de John Williams.

Un libro venerado en muchos blogs, estupendas críticas por todas partes y que debido a tan positiva publicidad tenía muchas ganas de leer. Finalmente lo compré y lo devoré. Me encantó. Y pese a que me encantó es un libro difícil de reseñar y difícil de explicar por qué me gustó tanto.
Quizá una de las mejores descripciones del libro es una de las opiniones que aparece en la contraportada que dice así:


“Se trata simplemente de un tipo que va a la universidad y se convierte en un maestro. Pero es una de las cosas más fascinantes que jamás he encontrado” – Tom Hanks , Times


Dicho así parece un tostón, ¿verdad? Un argumento aburrido y sin grandes probabilidades de ofrecer algo interesante al lector. Pues no nos equivoquemos, John Williams consigue que la vida del protagonista, William Stoner, que efectivamente va a la universidad y acaba siendo profesor, sea interesante, enganche y emocione. Bueno, maticemos, su vida no, pese a que a Stoner le pasan muchas cosas, pero lo que es interesante es la sencillez con la que el autor narra sus experiencias y su relación con el entorno. Esta sencillez de la que sólo los grandes genios son capaces. 


Me encantaría opinar sobre los personajes, la relación de Stoner con algunos de ellos, excavar un poco más en la personalidad del protagonista. Un personaje extraño, a veces frío, a veces apasionado, a veces luchador y a veces sencillamente alguien que se deja arrastrar por el destino.


Pues poco más que añadir, la verdad. Sólo que quién le gusten las lecturas sencillas y con carácter humano se la recomiendo encarecidamente. Un gran placer la lectura de este libro descubierto gracias a las opiniones y reseñas de gente como vosotros.

24 de diciembre de 2012

26 de agosto de 2012

La casa de las bellas durmientes , de Yasunari Kawabata





Enlace 

Me gustó tanto Lo bello y lo triste que quise continuar con la obra de Yasunari Kawabata y me leí La casa de las bellas durmientes o también titulada La casa de las bellas dormidas. Una novela muy cortita (en un  día me lo había leído y con interrupciones) pero también muy intensa. Si habéis leído Memorias de mis putas tristes veréis que Gabriel García Márquez empieza su novela con el siguiente párrafo del libro antes del primer capítulo:

«No debía hacer nada de mal gusto, advirtió al anciano Eguchi la mujer de la posada. No debía poner el dedo en la boca de la mujer dormida ni intentar nada parecido.»
Yasunari Kawabata,
La casa de las bellas dormidas

La influencia de este cuento está clara en esta obra de García Márquez, hay quién incluso habla de plagio. Si habéis leído ambos podéis juzgar vosotros mismos. 

Pero volviendo a Kawabata y a su obra, en La casa de las bellas durmientes Eguchi es el protagonista, un señor mayor que aun no se considera viejo en comparación con alguno de sus amigos. Uno de ellos le comenta que existe una casa en la que pagas por dormir junto a jóvenes narcotizadas vírgenes de una gran belleza. Sólo hay algo que no se permite y es hacer nada de mal gusto con las bellas durmientes. Eguchi decide comprobar personalmente que placer le pueden ver “los viejos” en dormir junto a jóvenes completamente dormidas y acude a la casa. Acude una vez, dos, tres, … y cada vez con más frecuencia. ¿Por qué? Por todo lo que es capaz de sentir junto a cada una de las chicas que la madame le proporciona.
Las bellas durmientes le despiertan recuerdos de sus amantes, de sus hijas, … un montón de historias olvidadas y que reaparecen gracias a esos olores y texturas de esas chicas jóvenes, que nunca se despiertan, que nunca sabrán quién ha estado con ellas y con quien no puede mantener ningún tipo de relación. Pero en definitiva ellas le dan vida, le hacen sentir.

“Eguchi pensaba antes que las muchachas que no se despertaban eran una perpetua libertad para los ancianos . Dormidas y mudas, decían lo que los ancianos deseaban.”

De nuevo un argumento que podría parecer burdo y que Kawabata convierte en algo dulce y delicado, incluso sensual.  Y de nuevo vuelvo a quedarme sorprendida con la facilidad y normalidad con que Kawabata trata el tema de las amantes en la vida de los varones japoneses. Sinceramente no sé si es un tema propio de este autor o es habitual en novelas japonesas, o sencillamente casualidad de que este tema aparezca en las dos obras suyas que he leído. Es como si la infidelidad fuera algo implícito / aceptado en cualquier matrimonio. Curioso si más no.

Seguramente este libro merecerá una segunda lectura un poco más reposada. Es un libro bonito que bien lo merece.

3 de agosto de 2012

Lo bello y lo triste, de Yasunari Kawabata




Después de una muy larga sequia literaria he vuelto a leer y por eso hoy me apetece escribir sobre el libro Lo bello y lo tristede Yasunari Kawabata, autor premiado con el Premio Nobel de literatura en 1968. Parece ser que en 1972 se suicidó inhalando gas. Existen varias hipótesis o razones que parece que justifican el hecho de que Yasunari Kawabata decidiera quitarse la vida. Entre ellas se encuentra el hecho de que fuera gran amigo de Mishima y de que se quedara muy afectado por el suicidio de su compañero.
Yasunari Kawabata fue una persona emocionalmente insegura que vivió dos historias de amor dolorosas en su juventud. Y es que los sentimientos de “Lo bello y lo triste” no podrían haber sido plasmados con esa profundidad sin haber sido experimentados.

La historia tiene como eje principal la tormentosa relación que mantuvieron Oki Toshio y Otoko cuando ella tenía 15 años y él ya era un hombre casado con un hijo recién nacido. Veinte años más tarde Oki decide ir a Kioto para oír las campanadas del templo en el Año Nuevo y aprovecha para ir a ver a Otoko, a la que no ha vuelto a ver pero tampoco ha olvidado. Otoko se ha convertido en una famosa pintora y vive con su protegida Keiko, una joven de veinte años, guapa, sensual, amoral y apasionada. El encuentro entre Otoko y Oki hará que Keiko, enamorada de Otoko y sabedora de lo que Oki hizo sufrir a su amante en el pasado, empiece a urdir su particular venganza. 

A medida que transcurre el presente se van produciéndose saltos al pasado a través de los cuales vamos conociendo cómo fue aquella historia de amor y pasión entre Oki y Otoko. Lo que pasó, el peso de las decisiones tomadas y las heridas sufridas que perduran en el alma para siempre. Un libro con una buena dosis de intensidad y buenas reflexiones. Imprescindible para todo aquel que sea capaz de empatizar con este tipo de relaciones tan intensas en la que la razón no cuenta. Puro sentimiento y amor irracional. Relaciones y vivencias que se quedan en el recuerdo, se idealizan y se mimetizan.

“Otoko seguía amando a Oki (…). ¿Pero era posible que esos amores hubieran permanecido inalterables desde los tiempos en que habían sido una realidad tangible? ¿No cabía la posibilidad de que algo de esos mismos amores se hubiera transformado sutilmente en amor por si misma?”


Pero no hay que olvidar que el autor es japonés y que es una cultura muy diferente, con unas pautas de comportamiento y maneras de hacer que nada tienen que ver con las nuestras. Es por eso que, a veces, ciertos comportamientos descolocan e incluso pueden parecer absurdos. Para mi este choque de culturas es interesante, incomprensible muchas veces, pero me gusta.

¡¡Buenas vacaciones a todos!!
Bones vacances a tots!!

19 de abril de 2012

De vuelta con Relatos de Kolimá (vol I)

¡Hola de nuevo! ¡Ya  vuelvo a estar por aquí!. Ha sido un período sin conexión con este mundo virtual, prácticamente sin leer y trabajando mucho.

Lo poco que he leído (más bien releído) son algunos de los Relatos de Kolimá (volumen I). Son relatos muy cortitos que versan sobre las historias que vio y vivió su autor Varlam Shalámov durante los años que estuvo en campos de trabajo en Siberia.



Este autor ruso fue detenido y condenado en 1929 a tres años de campo de trabajo en la región de los Urales por difundir el testamento de Lenin el cual era muy crítico con la brutalidad de Stalin.

Después de cumplir condena, en 1937 fue de nuevo detenido y condenado a cinco años de trabajos forzados en la región de Kolimá, en Siberia. Pero no se acaba aquí porqué en 1943 fue acusado de difundir propaganda antisoviética y le condenaron a permanecer en Siberia diez años más. Finalmente en 1953 fue liberado y en 1956 rehabilitado y por tanto se le permitió volver a Moscú.

Hasta 1973 estuvo escribiendo los relatos que conforman los seis volúmenes de Relatos de Kolimá (en España sólo están editados los cuatro primeros). Los manuscritos fueron sacados clandestinamente de la Unión Soviética llegándose a imprimir en Londres en el 1978.

Los relatos son muy sencillos, frases cortas y directas. Son crudos, mucho. Algunos hacen estremecer. Hablamos de un entorno en el que un jersey vale más que la vida de un hombre. A partir de aquí la frialdad y la distancia desde la que se explican las historias es totalmente comprensible, casi obligada.

“A los trabajadores no se les enseñaba el termómetro, aunque tampoco hacía falta: había que salir al trabajo cualesquiera que fueran los grados. Por lo demás, los viejos del lugar calculaban casi con exactitud el frío sin termómetro alguno: si había niebla helada, quería decir que fuera hacía cuarenta grados bajo cero; si al expulsar el aire este salía con un silbido pero aún no costaba respirar, significaba que hacía cuarenta y cinco grados; pero si la respiración era ruidosa y faltaba el aire, entonces era que estábamos a cincuenta grados. Por debajo de los cincuenta y cinco un escupitajo se helaba al vuelo. Los escupitajos se helaban en el aire hacía ya dos semanas."

Este es el primero de seis volúmenes pero me parece que sólo están editados los cuatro primeros. Sinceramente, os lo recomiendo. Es un libro que nos recuerda lo terrible que fue el régimen estalinista, a veces tan eclipsado por la Alemania nazi que hace nos olvidemos de su existencia y de los terribles crímenes y abusos que se cometieron. El hecho de poder leer en primera persona las experiencias del autor en un gulag me parece que le confiere de por sí un gran valor a esta obra.

Por si alguien quiere leer algún fragmento  dejo el link a la web de editorial minúscula en la que se ofrece esta posibilidad.